25 Septiembre 2020 | 1:06

En Tecnópolis

La Presidenta desafió a la oposición y las corporaciones

 Era muy esperada la primera presentación de Cristina Fernández después del domingo por la noche, cuando salió a celebrar la consolidación del Frente para la Victoria como principal fuerza política del país, y a felicitar a la dupla Filmus-Cabandié por el tercer puesto en Capital Federal. ¿Asunción de errores, corrección de ciertos rumbos?. No, nada de eso. Llevó consigo más motivos de festejo: "Ganamos en la Antártida", dijo sin sonrojarse (bah, de esto no podemos estar seguros).

16.08.2013 14:05 |  Por Perandones Alejandro | 

Alejandro Perandones
Alejandro Perandones

perandones.a@gmail.com

Periodista

Luego de cuatro días, cuando la sociedad argentina y hasta destacados referentes del FPV comienzan a descrifrar los mensajes contenidos en las urnas, podía esperarse hoy en Tecnópolis una lectura profunda por parte de la Presidenta de la Nación, un análisis que fuera más allá de la repetición de los guarismos y extrapolara de la cantidad de boletas de uno u otro color una interpretación inteligente, como ella puede hacer.

Pero, tal vez, los argentinos tengamos que ir acostumbrándonos a ver esa Cristina -lúcida, convincente, intelectualmente sólida, amplia- solamente en foros internacionales.

La versión de cabotaje es, en general, tribunera. Y ya se sabe, en la tribuna no se pide justicia ni tolerancia, allí solo se concibe la victoria, a como dé lugar.

Y los argentinos que han hecho otras opciones y -mucho menos- los que han osado ponerse al frente de tales posiciones, no serán considerados merecederes de respeto. No son individuos con puntos de vista diferente. Son obstáculos. Son piedras en el camino de la Gran Construcción.

Es extraño, hace seis años, cuando muchas de las variables económicas exhibían mayor salud que las actuales, en el seno del kirchnerismo se discutía cuál de las opciones, pingüino o pingüina, era la mejor para el momento.

Cristina representaba entonces las cartas de la institucionalidad. Ella era una de las grandes (y mejores, por su posición privilegiada) cuestionadoras de la calidad de nuestras instituciones.

Puertas adentro del Kirchnerismo, algunos se atrevían a sugerir: "Pero, todavía hay gente con hambre en el país", decía -entre otros-, por lo bajo, Luis D' Elía, susurrando que tal vez habría que posponer un poco más esa busqueda. Como si el mejor funcionamiento de los mecanismos democráticos fueran en contra de la "panza llena".

Cristina, sin embargo, creía profundamente en lo contrario. Que alcanzar un estadio superior en esas lides iba a consolidar los hecho en la macroeconomía, y que iba a potenciarla. Algo necesario para consolidar eso que todavía no se llamaba "modelo de inclusión, de ampliación de derechos".

Seis años después, con muchas alarmas encendidas en el tablero de comando, la postura es radicalmente distinta. Hay una actitud furibunda y desprecio por las formas y las normas.

Algunos encuestadores , como Management & Fit, aseguran que la derrota del domingo es hija del corrimiento de los "desilusionados", votantes de CFK en 2011, muchos componentes de ese 54% con el que la presidenta cantó falta envido en mil debates.

En realidad, cuando habló del triunfo en la Antártida en su atril de Tecnópolis, estaba "dándole un palo" a su enemigo preferido: los medios de comunicación. Era tradicional, hasta hace un tiempo, conocer temprano los resultados de la votación de allí. Claro, cuán complicado puede ser contar los votos de la base Marambio. Lo realmente complicado es alcanzarles las boletas.

Cristina sostiene que no nos enteramos rápido porque ahora gana el FPV, y el grupo de medios hegemónicos manipula la información para cambiar la realidad.

Los mismo pasa en la Comunidad Qom La Primavera, donde el FPV también se impuso "allí donde viven los qom, porque no viven en la television ¿sabían?" interroga la presidenta a un auditorio que jamás contestará.

A esa altura, las cámaras de la productora contratada para registrar todos los actos presidenciales pasa lista por los palcos de autoridades. Anoticiados de esto, gobernadores, miembros de gabinete, legisladores y candidatos sobreactúan las risas provocadas por los chistes, temorosos de que algún camarógrafo los pesque en algún bostezo inoportuno.

Félix Díaz ya aclaró lo sucedido con los votos de su comunidad, que no sufraga concentrada en una única localidad, pero no es el objetivo de esta nota polemizar sobre eso, ni por el resultado de los comicios en el continente blanco.

Cristina, no discutirá con nosotros. Ella quiere hacerlo con los titulares. O mejor aún, con los técnicos, o mejor todavía, con los dueños de la pelota ¿quiénes somos nosotros para osar proponerle una corrección, una revisión a determinadas medidas? ella es la Presidenta de 40 millones de argentinos. Su frase es equiparable al ¿y vos quién sos?

Tampoco se trata aquí de desconocer algunos de los personajes que se mueven tras las sombras (y no tanto): los que fogonean para conseguir una devaluación, los que fugaron capitales, los que quieren mantener posiciones ventajosas frente a la inclusión de minorías.

Pero ¿solicitar la inclusión de algunos temas en el menú es amenazar el modelo?

Una de las miradas más lúcidas sobre los errores de la campaña oficialista la dio hoy el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi. Decía: "Una de las fiestas más grandes que se dan en mi distrito llega con el asfalto. La gente realmente lo celebra mucho. Pero si a los dos días"no pasó el barrendero tengo a todo el mundo pateándome la intendencia ¿eso está mal? No, es normal. Las personas asimilamos rápido las conquistas, y vamos por más", decía.

El intendente puso más ejemplos: "Mi padre, en determinado momento de mi vida dijo: '¿Vas a trabajar o a estudiar?´. Esa ya no es una pregunta válida. Nadie concibe que su nieto no vaya a la universidad. Nosotros creamos 5 millones de puestos de trabajo. Hoy tenemos muchos reclamos por los descuentos debidos al impuesto a las ganancias. En buena hora. Ganancias es un problema porque el trabajo comenzó a dejar de serlo".

Siguió el alcalde, muy entusiasmado: "Seguridad, nos piden. Y los intendentes tenemos mucho para mostrar en ese campo. ¿Por qué enojarse con ese reclamo tan válido, en lugar de exhibir lo que hicimos? Desde la oposición se promueve la colocación de una cámara cada mil habitantes, y eso parece una gran propuesta. En Avellaneda, en diciembre de este año, tendremos una cada cámara cada 800 vecimos ¿por qué no salimos a mostrarlo? Nuestro error fue hacer demasiado foco en la década ganada. Esa década ya es pasado. Ya está. La gente ya vive en sus logros. No se puede ganar una elección hablando de lo que pasó".

"Si eso funcionara, seguirían ganando las elecciones los gobernadores e intendentes del '30, responsables de los primeros asfaltos, de las primeras cloacas", concluyó.

También la Presidenta, si se aviniera a debatir "con los suplentes", podría aclarar que la oposición muestra, por un lado, el proyecto de policías municipales, pero la iniciativa semejante que propicia Scioli está trabada en la Comisión de Seguridad del Senado, presidida el massista Jorge D´Onofrio.

Podría decir, también, que algunos de los intendentes bonaerenses que hoy firman el compromiso de no permitir la reforma constitucional para habilitar la re-re están atornillados en sus comunas.

Podría decir todo eso, entre tantas otras inconsistencias.

Si efectivamente fueran ciertas las proyecciones de las consultoras, buena parte de los "desilusionados" son los beneficiarios centrales de muchas de las políticas del "modelo". Más que enojarse con la realidad, la Presidenta podría bucear modos alternativos de comunicación que superen la asfixia de los spots de Fútbol para Todos, o los solos de presidenta en cada acto público.

No se puede dejar de considerar, tampoco, la enorme distancia entre el espíritu de algunas medidas y el grado de gestión de muchos "compañeros". Discutirla, no pone en juego la idea inspiradora, "solo" pide eficacia.
 
Comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

Comentarios (0)