18 Noviembre 2018 | 4:56
Buenos Aires, T: °C | ST: °C 

El conflicto bancario y una paritaria clave

Asambleas con cese de actividades en los bancos. Estado de alerta y movilización del Sindicato en todo el pais. Los detalles de un grave conflicto de cuyo desenlace depende la continuidad -tal como está dada- del sistema negociación laboral que, en Argentina, supo propiciar y sostener el Kirchnerismo

09.02.2017 21:19 |  Por Abal Leonardo | 

Leonardo Abal
Leonardo Abal

leoabal@hotmail.com

 Periodista - Empleado bancario

Carlos Tomada (Ministro de trabajo durante toda la gestión del anterior Gobierno) solía referirse a un "porcentaje de referencia" cuando se trataba de definir un aumento paritario genérico para todas las ramas de la negociación colectiva. Esa fórmula (si bien fuertemente criticada por distintos sectores alegando que buscaba anteponer un "techo") se mantuvo pero, a grandes rasgos, siempre significó folclórica por cuanto los aumentos salariales en algunas ramas alcanzaron esa barrera a veces por poco y en otras por escándalo, superando o igualando empero, casi de modo invariable, al porcentaje de inflación. Prácticamente todas las cifras oficiales y no, dan cuenta en ese período del ascenso en el poder adquisitivo de los salarios, tanto como -a partir de ello- también el mantenimiento de un aceptable nivel de consumo, que de paso fortaleciera de tal manera un mercado interno a su vez solido.

Pues bien. cambiaron las cosas. Sobre el mes de Noviembre de 2016 un acuerdo entre las cámaras patronales bancarias y "La Bancaria" (*) selló un entendimiento que compensaba en parte, con el pago de bonos fijos, la pérdida del poder adquisitivo padecida en 2016. De mismo modo establecía sumas "puente" como "a cuenta" del próximo arreglo paritario (Si bien la paritaria bancaria tiene duración anual, siempre terminó definiéndose en detalle en los meses de Marzo o Abril).

Este compromiso fue efectivizado por parte de las cámaras en su comienzo, pero luego se empantano: primero fue la negativa del nuevo presidente del Banco Nación Javier Gonzalez Fraga a refrendar lo suscripto por su predecesor en el cargo Carlos Melconian. Luego el surgimiento de un absurdo cambio de posición del Ministro de Trabajo Jorge Triaca (quien acompaño en su momento la rubrica del acuerdo en negociaciones celebradas en la propia sede de su Ministerio) en alianza lisa y llana con los bancos comprendidos en la Cámara ABA (banca privada extranjera).

Pues bien, ante esta situación La Bancaria movió ficha: un recurso de amparo en el primer día hábil luego de la feria judicial favoreció a los trabajadores, conminando al pago de acuerdo suscripto a las patronales e instando al P.E.N en cabeza de su Presidente Mauricio Macri a "no interferir ni incidir" en una paritarias de la cual era arbitro y no parte. El gobierno respondió con la amenaza de recurrir a la Corte la Suprema, los banqueros aun hoy continúan desacatando ese fallo.

Una interpretación rápida pero no por eso menos cierta, podría sostener que mientras el Gobierno de Macri cumple a rajatabla con los fallos de un juez de jurisdicción ajena (Tomas Griesa s/fondos especulativos) desoye las medidas judiciales de producción nacional. Una elocuente ambigüedad sobre la noción de "Seguridad Jurídica" de las que muchas veces el oficialismo se ufana.

En asambleas abiertas que ya comenzaron a darse este jueves, los bancarios comenzaron a alzar la voz de protesta. Un Secretario General enfurecido (de cuño radical, Palazzo) afirmaba ante los trabajadores presentes: "Que no se confundan, hicimos un acampe frente al Banco Central por un puñado de compañeros, si es necesario les acamparemos en cada una de las Sucursales del Banco Provincia".

El primer conflicto al que aludia Palazzo (sobre el que el Gremio consiguió la reincorporación de un grupo de despedidos) data de comienzos de 2016, un duro enfrentamiento con el presidente de esa entidad Adolfo Sturzenneger. Lo segundo tiene mas envergadura: el recrudecimiento de un conflicto que sea las trae entre el Presidente de la histórica entidad Juan Curuchet y los trabajadores.

Un poco de historia


Al poco se asumir, Curutchet deja traslucir un plan concreto: privatización encubierta y achicamiento del Banco Público. Nombra (en una decisión sin precedentes, aun en la propia dictadura militar) a Jorge Allen como Gerente General. Se trata de un Ingeniero, ex jugador del seleccionado argentino de Rugby los pumas, quien venia con antecedentes del delito de estafa en su paso por el Banco Francés. Curutchet rompe así, con una historia casi bicentenaria donde este puesto (el mayor en los rangos escalafonarios) había sido ocupado por empleados de carrera. A esto le agrego el despido de empleados y el proyecto cierto de cierre de muchas sucursales bancarias por "falta de rentabilidad". Este primer empellón tuvo su freno: la tenaz resistencia del gremio (ayudado por ser un conflicto contemporáneo y victorioso a aquel acampe del BCRA) hizo que Curutchet diera más atrás. Pero solo fue momentáneo.

Animado seguramente por las características de su nuevo compañero en el Banco Nación y el artero juego tendencioso del Gobierno al cual pertenece, retomo su "senda": descuento en el día paro, liquidaciones efectuadas de manera antojadiza, aplicación de sumarios como instrumento de recorte de gastos laborales, hostigamiento sobre los servicios sociales, amenazas de quita sobre conceptos/derechos adquiridos, reducción de días de vacaciones, postergación de fechas de cobro, reducir jubilaciones y ampliar la edad de prestación. Y, desde ya, borrar con el codo lo que el mismo Curuchet suscribió con el puño: el acuerdo firmado en Noviembre.

No es este del Banco Provincia un conflicto más. Como tampoco esta paritaria bancaria es una más. Se trata del modelo del mercado de trabajo que pretende el gobierno de cambiemos. Si los aumentos salariales se puedan dar merced a la discusión en una mesa de debate o si se impondrán vía decreto (vease Maria Eugenia Vidal, 18% en cuotas a los docentes). El gremio bancario es uno de los mejores organizados y mas fuertes del país. El reclamo de sus trabajadores es hacia Instituciones financieras que lucraron -como siempre, pero en el último año como nunca- con el bolsillo de del usuario e indirectamente con el pueblo en su conjunto merced a la consabida "ruleta financiera" y otros gastos en muchos casos usurarios. Inescrupulosos que cuando tuvieron ocasión, en alianza con el gobierno de turno, no dudaron en quedarse con los ahorros de la gente. La bancaria integra la CFT (corriente Federal de trabajadores), organización paralela que es una de las que mas insiste y brega por el endurecimiento de las medidas por parte de la CGT. Que el conflicto bancario se pierda o no tenga el resultado esperado por los trabajadores sería un pésima noticia para el colectivo de trabajadores registrados.

El gobierno lo ocultará. Los medios lo silenciarán. Pero la que se juega es una lucha de clases, y ésta probablemente -con o sin eco mediático- se dirimirá en las calles. Como siempre. Como cada vez que una elit pretende quedarse con todo y en ese voraz afán le resulta imposible advertir la situación de otro y las consecuencias a las que pueden arrastrar con sus propios y temerarios actos.

(*) Las cámaras que suscribieron el acuerdo fueron ABAPRA, ABE que junto con otras cámaras menores representan el 80% de los afiliados. Quienes resistieron y lo rubricaron con posterioridad fueron ABA y BCRA.
Comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

Comentarios (0)

TWITTER