04 Abril 2020 | 11:38

Recursos Humanos

¿Por qué el coronavirus está poniendo a prueba el funcionamiento de las empresas?

¿Por qué el coronavirus está poniendo a prueba el funcionamiento de las empresas?

foto de Anthony Wallace / AFP vía Getty Images

Las empresas y los empleados se enfrentan a un punto de inflexión en el debate del trabajo desde el hogar. 

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

JLL Argentina | 

Las empresas confrontadas con el brote de coronavirus en Asia están alentando a los empleados a trabajar de forma remota, estableciendo una prueba para lo que muchos consideran un principio clave para el futuro del trabajo.

En Singapur, los planes de continuidad comercial que impulsan el trabajo desde casa se iniciaron cuando el gobierno cambió la condición del sistema de respuesta a brotes de enfermedades a una categoría más alta. En Hong Kong, trabajar desde casa debido al riesgo de infección simplemente prolongó las posturas de muchas empresas tras la agitación política del año pasado.

Mientras que los trabajadores de las fábricas chinas recientemente regresaron a trabajar tras el receso por la celebración de su año nuevo, muchos trabajadores de oficina continúan trabajando desde sus hogares, lo cual está siendo alentado por el gobierno en medio de restricciones para viajar.

Mucha gente habla de esto como un experimento masivo de trabajo desde casa, pero en realidad es más un punto de inflexión", dice Ben Hamley, líder del Futuro del Trabajo, JLL Asia Pacífico. "Si bien la idea del trabajo flexible se ha utilizado con frecuencia y se ha implementado en algunas empresas, especialmente en empresas tecnológicas y nuevas empresas, el coronavirus obligó a muchas industrias en Asia a comenzar este ejercicio en masa".

Las decisiones se toman a medida que las políticas de trabajo desde casa se debaten cada vez más hacia el interior de las organizaciones. La tecnología lo hace más fácil que nunca, pero existen preocupaciones sobre los impactos difíciles de analizar, como el valor de las interacciones espontáneas y cara a cara.

“Las empresas, los gerentes y los empleados ahora se enfrentan a lo que realmente significa mantener de manera sostenible y efectiva la calidad del trabajo, la compatibilidad, la cooperación, la colaboración y la coordinación, así como los comportamientos que generalmente se ven en la oficina, todo el tiempo que están en casa ", dice Hamley.

Repensar la confianza y la cultura laboral

Algunas empresas y empleados ya encuentran esto como un desafío. Los empleados chinos se quejan del nivel de desconfianza de sus superiores, ya que se los obliga a "registrarse" aun en casa, enviando selfies cada 30 minutos y con instrucciones para responder sobre asuntos laborales en 10 minutos. Otros citan la presión social de ir a la oficina y la preocupación de no poder cumplir con los clientes.
“Es un momento de incertidumbre y habrá algo de nerviosismo. Los empleados necesitan transparencia y claridad de los gerentes sobre las expectativas y las tareas que deben hacerse", dice Hamley, quien escribió anteriormente sobre el tema. “Con eso, los empleados pueden ser más responsables. Los empleados también deben darse cuenta de que la confianza es una calle de doble sentido y que la autonomía conlleva responsabilidades para mantener a los empleadores tranquilos y confiados”.

Las herramientas adecuadas también son esenciales para generar confianza y comunicaciones abiertas. La tecnología ha mejorado enormemente la calidad de las videoconferencias, los servicios en la nube y las plataformas de colaboración. A medida que las redes 5G se vuelven más frecuentes, la colaboración y la comunicación en tiempo real podrían plasmarse aún más fácilmente.

“El conjunto de herramientas tecnológicas a nuestra disposición es más amplio que antes y tenemos una mejor infraestructura para respaldarlos. La pregunta es si las empresas pueden utilizarlos de manera efectiva y educar a los empleados sobre las mejores prácticas para minimizar la fricción”, dice Hamley. "Por ejemplo, cambiar de correos electrónicos a plataformas más abiertas como Microsoft Teams permitiría que la comunicación sea más visible".

Implicancias para el sector inmobiliario

En ninguna parte se siente más el impacto de trabajar desde casa que en los edificios de oficinas. Los que alguna vez fueron bulliciosos distritos de negocios de Hong Kong, Beijing y Shanghai están notablemente más sosegados.

Del mismo modo que el auge de la economía de “gig” (el modelo de empleo basado en trabajos cortos, esporádicos, y directamente relacionado con el desarrollo de la tecnología de la comunicación) ha apoyado el trabajo a distancia, si el modelo de trabajo desde casa resulta sostenible, los bienes inmuebles corporativos podrían ser reinventados y reconfigurados en consecuencia.

"Estamos empezando a ver las primeras implicancias de trabajar desde casa a gran escala", dice Hamley. "Pero la necesidad de conexión y colaboración humana siempre estará ahí".
Por lo tanto, aunque el diseño de las oficinas y las formas en que las personas trabajan continuarán evolucionando, siempre habrá una demanda de espacios sociales físicos para facilitar la comunicación con los compañeros de trabajo y para que las organizaciones desarrollen un sentido de pertenencia y conexión.

La oficina no irá a ninguna parte, incluso si trabajar desde casa se convierte en el nuevo normal. "Cómo trabaja su gente es cómo funciona su empresa", concluye Hamley.
 
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

Fecha: 23/02/2020

Comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

Comentarios (0)