11 Agosto 2020 | 0:26

Medio Ambiente

La “Nueva Normalidad” será sustentable o no será

La “Nueva Normalidad” será sustentable o no será

foto: freepik.es

Julián D\'Angelo (*)

En todos lados escuchamos hablar de "la nueva normalidad” para referirse al escenario pospandemia. Julián D´Angelo, especialista en RSE y sustentabilidad de la UBA, reflexiona a partir de este concepto, cuestionando si dejaremos que sea el virus quien defina el rumbo de nuestra relaciones socioeconómicas.

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

fuente: Agencias | 

¿Debemos celebrar sin más la caída de las emisiones de CO2 que se verifican globalmente?¿Qué enseñanzas nos dejó al respecto la última crisis mundial en 2008 en materia social, económica y ambiental?.¿Qué ocurre con los controles ambientales ante el escenario actual, en las potencias como China y Estados Unidos?. Julián D'Angelo recorre estos interrogantes para hablarnos de la resignificación del concepto de sostenibilidad, ratificando lo priotario de no relegar esta agenda.


La pandemia Covid-19 avanza en el mundo y, a la par de que se continúa ensayando cual es la mejor manera de enfrentarla, la OMS ha adoptado el término de la “nueva normalidad” para referirse genéricamente al mundo post-pandemia.
 
Se piensa a esa nueva normalidad como una realidad “impuesta” por la pandemia, como si sólo hubiera un único desenlace lógico, posible e inevitable de una crisis sanitaria, que nos condena de manera inapelable a ese nuevo escenario. Como si un virus pudiera definir el rumbo de nuestras relaciones socioeconómicas. 
 
Sin dudas, este 2020 es muy diferente al que imaginamos hace solo poco más de cuatro meses, pero esa “nueva normalidad” que nos espera, de ninguna manera es impuesta automáticamente por los condicionantes sanitarios y biológicos de un microorganismo; es un escenario en disputa y dependerá de nosotros si logramos llevar a este mundo a un futuro más sostenible para un mejor planeta habitable para todos.
 
En este nuevo escenario de pandemia, algunos celebran, ingenuamente, el hecho de que el “planeta descansa”, mientras los humanos reducen su consumo y la producción industrial, producto del padecimiento y las acciones necesarias en respuesta a la pandemia.
 
Es posible que las emisiones de CO2 caigan este año más de un 5% interanual, pero esta caída no solo que no será sostenible, sino que es el reflejo de un parate forzado, extraordinario y artificial, de los conglomerados industriales del mundo, que trajo como consecuencia una profundísima crisis económica. 
 
Pero, además, históricamente las crisis económicas no han sido las mejores aliadas en materia de desarrollo humano y sostenible. Si vemos lo que ocurrió tras la última gran crisis económica mundial de 2008/09, las consecuencias fueron nefastas. 
 
Solo tomando algunos indicadores, en materia de desigualdad social, inmediatamente después de la crisis, la población con hambre creció en cien millones de personas; en materia económica, se consolidó el proceso de concentración de la riqueza; respecto a la igualdad de género, el porcentaje de mujeres en puestos de alta dirección en el mundo, cayó del 24% en 2009 al 20% en 2011; y en el aspecto ambiental, esta crisis terminó por sepultar al Protocolo de Kyoto.
 
Comparativamente, el escenario actual tampoco es para nada optimista. La Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, priorizando la economía, aprobó, de manera retroactiva al 13 de marzo, relajar las normas y controles a las industrias. Y un camino similar eligió también China hace algunas semanas, cuando resolvió que los controles ambientales “deben ser ajustados de acuerdo a necesidades prácticas y a la situación económica y social”.
 
Así, la cuestión ambiental vuelve a ser tapada y relegada, cuando, al contrario, en realidad deberíamos ratificar lo prioritario de esta agenda, que incluso puede ayudarnos a superar la crisis actual desde una resignificación del concepto de sostenibilidad, ya que las nuevas problemáticas surgidas a partir de la pandemia, no reemplazan las anteriores, sino que se suman a las exigencias y compromisos previamente existentes. 

 



Julián D'Angelo es Licenciado en Administración (UBA), Posgrado en Gestión Sociourbana (FLACSO) y Doctorando (UNTREF). Conferencista internacional y columnista en temas de Responsabilidad Social, Sostenibilidad y Nuevas Economías, con foco en América Latina y el Caribe. Es investigador y docente de grado y posgrado en materias del área de administración en la Facultad de Ciencias Económicas (UBA) y otras Casas de Estudio. Con un extenso currículum, es actualmente Coordinador Ejecutivo del Centro Nacional de Responsabilidad Social Empresarial de la Universidad de Buenos Aires y Director de la Cátedra Abierta de Administración “Enrique Shaw” de la Universidad Católica de Cuyo- San Luis. Autor del libro “Responsabilidad social y universidad. Agenda Latinoamericana” Publicaciones Empresariales UNAM FCA Publishing (2018).
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

Fecha: 20/05/2020

Comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

Comentarios (0)