25 Septiembre 2020 | 0:52

Economía

Quiena Inversiones: “El dólar pierde valor de compra año a año: lo que se compraba por U$S 1500 en 1970, hoy cuesta U$S 10.000"

 La manera de defenderse contra esta pérdida de valor es invertir en la Bolsa de EEUU ya que, por ejemplo, quien invirtió U$S 10.000 en Wall Street en 1970 hoy tiene U$S 345.000, que equivalen a U$S 51.825 de ese momento. 

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

 Los latinoamericanos conocen muy bien el concepto de inflación y durante años han buscado refugio en monedas más fuertes, como el dólar, sin tener en cuenta que el dólar también sufre inflación y pierde valor de compra año a año.


¿Cómo protegerse de esta situación e invertir los ahorros en algo que los haga crecer? En los últimos 100 años, el índice Dow Jones de la Bolsa de EEUU ha crecido de U$S 1000 dólares a U$S 28.300 dólares. Por ejemplo, si un inversor puso U$S 10.000 en el sp500 en 1970, hoy tendría U$S 345.000, que equivaldrían a U$S 51.825 de 1970.


“Esto significa que a lo largo de los años, la inversión en Wall street no solamente cubrió la pérdida de valor del dólar por la inflación sino que dio una alta rentabilidad de ese dinero. Esto fue sistemático en los últimos 100 años”, afirma Martín Sigwald, Portfolio Manager de Quiena Inversiones, la plataforma online que automatiza el proceso de asesoramiento de inversión para que pequeños y medianos ahorristas inviertan en los mercados internacionales.


¿Cuál es la diferencia entre guardar 10 mil dólares bajo el colchón o invertir en acciones en Wall Street? No sólo preservar el poder de compra de los ahorros, sino también aumentarlos considerablemente. De haberlo hecho hace 3 años, hasta el inversor más conservador habría visto su poder de compra aumentar en casi un 16%, lo cual es 22% mayor que la persona que prefirió guardar los dólares en su cuenta.


¿Por qué sucede esto? Porque al invertir en activos que poseen valor real (acciones de empresas, bienes raíces, metales preciosos, commodities, etc) se está ahorrando en cosas que conservan o aumentan su valor en el tiempo, lo cual asegura la preservación del patrimonio.


“Obviamente existirán fluctuaciones en el precio de los activos y algunas empresas dejarán de existir, pero el total de la economía nunca irá a cero, sino que siempre crecerá en el largo plazo”, describe Sigwald y explica: “Pensémoslo de otra manera: la gente siempre necesitará comer (agro commodities, restaurantes, empresas de alimentos), demandará casas y oficinas (bienes raíces), necesitará trasladarse (automotrices, empresas de transporte), se enfermará (biotecnología, farmaceúticas), consumirá productos de todo tipo (tecnológicas, empresas de entretenimiento), etc. Mientras tengamos exposición al conjunto de los activos que componen la economía global, nuestros ahorros estarán a salvo del paso del tiempo”.


Quien guardó 100 dólares en un cajón en 1990, hoy podrá comprar la mitad de las cosas que podría haber obtenido en aquel momento. Y todo indicaría que la situación va a ser aún peor.


“En respuesta a la reciente crisis financiera, la Reserva Federal americana (su banco central), ha comenzado a imprimir miles de millones de dólares, para que el estado americano pueda financiar los planes de ayuda económica a sus ciudadanos”, expresa Sigwald y añade: “Es decir que tenemos muchísimos más dólares, pero una cantidad de bienes y servicios igual o menor, debido al parate económico del Covid-19. Esta es la receta perfecta para una suba de precios, en otras palabras, inflación”.


De hecho, esto pareciera ya estar sucediendo: el mes de julio registró una suba del índice de precios del consumidor en USA del 0.6%, el registro mensual más alto desde enero de 1991.


¿Cómo evitar entonces que los dólares ahorrados pierdan valor? Invirtiendo a través de plataformas como Quiena Inversiones que permite que los pequeños y medianos ahorristas puedan acceder a acciones de Apple, Google, Facebook, Netflix y Coca Cola, u operar con soja, oro y otros 5.000 activos, bonos, commodities, ETF´s y ADR´s, de forma muy simple y transparente, desde US$ 250 y a costos hasta 10 veces más económicos de los que se suelen ofrecer actualmente.


“Algunas personas pueden pensar que este tipo de inversiones son algo complejo y reservado al sector más rico de la población. Y así ha sido durante muchos años. Pero justamente para esto hemos creado Quiena”, dice Sigwald y agrega: “Queremos que todos puedan proteger sus ahorros y hacerlos crecer”


Para ellos, la plataforma ofrece un sistema automatizado, que calcula matemáticamente el portafolio de inversión para el cliente con el menor riesgo posible, sin fallas humanas. Este sistema robótico, que está ganando adeptos en todo el mundo, armará una cartera bien diversificada donde el nivel de riesgo asumido dependerá de cada inversor.


Además, la fintech permite el típico modelo de Trading, pero en Wall Street, con lo cual se puede comprar/vender acciones en tiempo real de forma muy simple y transparente, a costos de transacción bajos.


Hoy la fintech tiene más de 4.000 clientes activos en toda Latinoamérica, una tasa de crecimiento del 8% semanal y un modelo de negocios que se basa en el cobro de US$ 50 iniciales y luego el aporte del 0,1% del capital invertido por mes (a diferencia del estándar de comisión del mercado, que suele estar entre el 4% y el 5%).


Operar a través de esta plataforma se perfila como una atractiva alternativa de inversión en 2020 para diversificar las inversiones en un mercado que está en pleno auge como lo es Wall Street. Este año ya son más de 1.000 los nuevos clientes de la plataforma, lo que representa un crecimiento notable desde marzo a pesar de la crisis mundial. Asimismo, ha tenido un crecimiento sistemático en los últimos tres años con sólidos ingresos mensuales.

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

Fecha: 14/09/2020