23 Octubre 2020 | 0:21

Economía

Inversión: cómo funciona el nuevo bono para ahorrar en pesos como si fueran dólares

 Con un nuevo bono dólar-link, el Ministerio que encabeza Martín Guzmán buscará US$500 millones; busca generar incentivos para ahorrar en pesos y desinflar la demanda de dólares

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

 Hay que "acostumbrarse a ahorrar en pesos", pidió el presidente Alberto Fernández hace unos días. En esa dirección avanza el Ministerio de Economía esta semana, que busca en el mercado local al menos US$500 millones con un nuevo bono que se compra en pesos, pero tiene un atractivo para el ahorrista que tiene en su cabeza al billete estadounidense.

Se trata de una nueva colocación de un bono "dollar-linked", que tiene como particularidad que se suscribe y se paga en pesos, pero que ajusta su valor según la variación el tipo de cambio oficial. En otras palabras, es una forma de 'dolarizar' una inversión en moneda local, con la cual el Gobierno intenta desinflar la demanda de billetes que está generando una caída en las reservas del Banco Central.

Según definió la cartera que conduce Martín Guzmán, el bono se emitirá el jueves 8 de octubre y tendrá un plazo de 13 meses y 23 días. Su vencimiento será el 30 de noviembre de 2021. El objetivo oficial es captar en el mercado un monto equivalente a US$500 millones, y se enmarca dentro de las iniciativas anunciadas la semana pasada para estimular la oferta de dólares y generar alternativas para el ahorro en pesos.

La operación, que estará abierta hoy, convoca a inversores con una oferta mínima de US$1, convertida al tipo de cambio mayorista de hoy, definió el Banco Central en su comunicación A3500. Ese valor llegó ayer a $77,05.

Según definió Economía, el bono se colocará bajo legislación argentina y pagará intereses el 30 de mayo de 2021 y en la fecha de su vencimiento. La tasa se conocerá luego de la licitación, y rondará el 0,25%.

Para el ahorrista, la modalidad 'dólar link' gana atractivo para intentar preservar ahorros siguiendo la cotización del dólar, en un contexto donde, por la vigencia del cepo ultra-restringido, el acceso a la divisa estadounidense está limitada.

"El objetivo es ofrecer una cobertura cambiaria, sin dar el salto al billete. Desde el punto de vista del inversor, conviene si piensa que va a haber una devaluación brusca o que la inflación va a perder contra el dólar", dice Matías Rajnerman, economista jefe de Ecolatina. Si el caso fuera inverso, dice el analista, la opción son los bonos que ajustan por inflación (CER).

Suponiendo que en noviembre de 2021 el tipo de cambio oficial llega a $102 en noviembre, según las proyecciones establecidas en el presupuesto que el Gobierno envió al Congreso, y que la tasa de interés es del 0,25%, quien haya invertido US$100 dólares ($7705) cobrará al vencimiento del bono $10.225,50. Serán $10.200 en capital y $25,50 en concepto de intereses.

Más allá del riesgo de incumplimiento en el pago que siempre ofrecen los títulos de deuda públicos, esta licitación enfrenta otro punto de conflicto latente, especialmente por el contexto macroeconómico que atraviesa la Argentina. Mientras el Gobierno ajustó el cepo y funcionarios insisten públicamente sobre el intento de evitar una devaluación "brusca", la brecha cambiaria sigue en alza y supera el 90%. Un salto cambiario fuerte implicaría, para este bono, un mayor volumen de vencimiento en pesos del título, que deberá efectuarse un mes después de las elecciones legislativas de 2021.
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

Fecha: 06/10/2020