24 Mayo 2017 | 20:12
Buenos Aires, T: °C | ST: °C 

Piedra Libre

El otro superclásico: gobierno vs. empresarios

Para todos los analistas, es un dato cierto el recrudecimiento del “cruce” entre el Ejecutivo nacional y los hombres de negocios. La relación, ya conflictiva, se contamina aún más con la respuesta que la Rosada parece querer dar a la investigación de los negocios de la Presidenta y su socio, Lázaro Báez. 

  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

La lista de empresas y ciudadanos argentinos con fondos no declarados en Suiza -a través de una operatoria del HSBC- que trascendió, luego de la conferencia de prensa de Ricardo Echegaray, luce manipulada políticamente. Una clave que tiñe cualquier acto en los tiempos que atravesamos.

Willy Kohan describe, por Radio Mitre, el clima en una crónica con color futbolero:

“La calle está dividida. Hay gente con mucha euforia. Como estaban los palcos de la San Martín en la cancha de River. Se confundían todos en un abrazo: los sciolistas, los massistas. José de Mendiguren con Gustavo Marangoni, diciendo todos `para Macri que lo mira por TV’. Jorge Brito, José Luis Manzano, Juan Carlos Fábrega, Matías Patanian, Natalio Wende, Enzo Francescoli. Yo estaba con los amigos de Philip Morris que me invitaron al palco. Mucha alarma por la forma en que el Gobierno está utilizando el estado para perseguir opositores, empresas, para intentar tapar un escándalo de corrupción que está rozando a la familia presidencial”.

Mientras tanto, Marcelo Bonelli le pone fecha en Clarín a algo esperado:

“El lunes, el movimiento empresario hará la primera acción política conjunta contra el gobierno de Cristina: el Grupo de los 6 se presentará en la Justicia y pedirá que se declare inconstitucional la Ley de Abastecimiento.
El documento ya fue firmado por los titulares de las seis entidades y la decisión incluye otra medida: también harán un amparo, para evitar que la legislación se aplique mientras la Justicia trata la cuestión de fondo”.

Desliza, al pasar, algo muy serio para cualquier país serio:

“En la UIA y en ADEBA detectaron que hubo espionaje –de la ex Side o del Grupo Milani– para frenar la firma de la sonora presentación judicial”.

Y cuenta, siempre muy bien dateado, el camino de la decisión:

“Axel Kicillof hizo ofertas tentadoras a Méndez y Weiss. Pero sus gestiones secretas fracasaron, y también chocaron contra una pared las amenazas de Augusto Costa y Jorge Capitanich.
La presión solo logró demorar el trámite. Eduardo Eurnekian buscó sin suerte apartar a la Cámara de Comercio y romper el bloque del G-6.

La AEA de Jaime Campos jugó un rol decidido para unir las partes y resolvió el último escollo: solucionó la cuestión de los costos judiciales”.
Todo esto lo lleva a concluir: “Así, la acción conjunta se convierte en un hecho político contra el Gobierno”.

“La acción política del Grupo de los 6 ocurre en un momento clave. La presentación se hará un día antes de que comiencen las Jornadas Industriales de la UIA, donde concurrirán Cristina y más de un millar de empresarios”.

También atiende, como tantos otros, un antecedente casi pegado, la reunión del Foro de Convergencia. Lo contamos desde las palabras que eligió Pablo Fernández Blanco en La Nación para hacerlo:

“Los referentes del empresariado argentino piensan más en acercarles propuestas a los posibles candidatos presidenciales que en sostener los debates con el kirchnerismo. Y tienen un pedido casi unánime: quieren que los `dejen hacer’, que el Estado no interfiera”.

Lo que resulta cada vez más evidente es que no hay esperanzas de cambiar nada con esta administración: será un largo tránsito hasta el recambio para el que todos están hablando.

“Los empresarios empezaron a cerrar la discusión con el Gobierno para concentrar energías en el diálogo con los eventuales sucesores. Casi todos estaban en primera fila: Sergio Massa (Frente Renovador), Mauricio Macri (Pro), Hermes Binner (FAP), Ernesto Sanz y Julio Cobos (UCR). Faltó Daniel Scioli, acaso para evitar un foro claramente crítico del Gobierno.

`Estamos seguros de que va a haber un cambio en el próximo gobierno, incluso si triunfa el oficialismo. En el Congreso no va a haber grandes mayorías, y eso va a aumentar el debate’, vaticinó Miguel Blanco”.

En Clarín, Silvia Naishtat se sorprendió con el “inédito consenso”:

“La amplísima convocatoria de ayer se percibió como un hecho inédito para dirigentes de la industria, el campo, los bancos y los servicios que por primera vez mostraron un espíritu de cuerpo que hasta ahora era solo patrimonio de las centrales sindicales”.

Natalia Donato, en El Cronista, describe lo mismo.

El Gobierno y los jueces

Bonadío concentra estos días la artillería del Gobierno. Un “premio” que supo tener Ariel Lijo. La Nación online recuerda los esfuerzos de Boudou por sacarlo de la causa Ciccone bajo los argumentos de parcialidad a la hora de investigar la pata financiera para adquirir la empresa. Lo que lleva el texto a la celebración de su segundo casamiento, con Scioli y Brito como invitados. Clarín, en su sección En foco, traza una analogía semejante. 
  • achicar
  • agrandar
  • Imprimir
  • enviar

Fecha: 28/11/2014

Comentarios

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.

Por favor, ingrese el siguiente código y luego haga click en botón de envío. Gracias.

Comentarios (0)

TWITTER